sábado, 25 de diciembre de 2010

Navidad 2010




Si hay algo que ahora pudiera regalar a cada persona que quiero sería que tuvieran lo que ahora tengo yo, sin tener que pasar por el año que acabo de pasar; les entregaría gratis este estar al otro lado de una manera tan anónima y sutil, tan silenciosa e irrelevante como cuando la serpiente cambia de piel, y sin embargo, este poder ser otro cuando ya es tan difícil ser uno mismo, estrenar alma como cuando se pone uno un vestido nuevo, una bonita y mejor, esa que un año atrás apenas mirábamos en la vitrina. A todos toditos, les regalaría eso, y me volvería a parir a mi misma dos veces si con ello a quienes más amo les ahorrara su propio parto, así como debió ser esa cosa de la venida del espíritu santo que les regaló una vez a sus amigos ese que hoy celebramos que nació. Pero no se puede, supongo que una cosa no puede existir sin la otra, que no hay marrones sin tirones ni heridas de velcro, así que sólo les puedo desear, que cuando les toque el turno, tengan lo que tuve yo: la compañía de los mejores, un ángel en cada esquina, esos mis amigos los elfos que arriesgaron también la vida para salvarme, un partero pluma blanca armado de agujas y pócimas para curar los peores dolores, todo eso que cuando volvés a caminar no tenés cómo nombrar y mucho menos agradecer, sólo desear lo mismo (y con eso cerrar el círculo), por eso: que cuando tengas que cruzar por el oscuro Valle de la Muerte tengas lo que tuve yo: alguien como vos.

6 comentarios:

María Cristina Ortiz G dijo...

que buen regalo vos, mi kiwi preferida!!

liebrelibre dijo...

Yo quiero ese regalo para mi, gracias, lo necesito montones, particularmente por estos momentos que quiero parirme una vez mas.
ME gusta saberte ahí tan decidida de vos misma y tan alegre, tan del otro lado, tan diferenciada. Ese nacimiento me gusta.

Anónimo dijo...

Querida amiga:

GRACIAS por ese regalo del ùltimo escrito en tu profano.... una delicia leerte y sentirse no solo reflejada sino cobijada tibiamente en el tejido guatemalteco que finalmente logran tus sentimientos encarnados en palabras.... estoy lista para tí.... estos días son una buena oportunidad... de modo que espero tu aparición pronto!!!!

abrazos,

Betty p.

Anónimo dijo...

Me da envidia leerte (todavía no se cual es la palabra para decir envidia de la buena) pero me da. Toda la vida quise escribir, escribir bonito, profundo, ameno, así como vos. Me encanta! Soy tu mayor fan.

Kiwi si no me gustó (o no lo entendí). Se suicidó? No entendí.

Vamos a ver con qué pieles nuevas salimos de estos partos... yo creo que más grandes si.

Todavía me acuerdo del regalo tuyo de hace 2 años? El de las gafas azules para ver azul al príncipe gris. Eso se me quedó marcado en el alma...

Te mando un abrazote!!!!

Anónimo dijo...

Tan rico que me hagás partícipe de tu renacimiento, de tu decisión de no ser más para otros, de pensar primero en vos.
Rico saber que te sentís renovada, rescatada por vos misma (por más que nos quieran nadie puede hacerlo mejor)...
Me encanta, cerrando año, saber que decidiste volverte a elegir primero que a nadie, que a nada.
Me encanta, cerrando año, saber de vos.

Feliz navidad, feliz año y feliz inicio... no importa para donde vayás esta vez, el caso es volver a empezar, siempre.

Un abrazote mona

Anónimo dijo...

¿Quedo inquieto?

Lo de la serpiente es que te convertiste en una mapaná o en una coral. Mentiras.

Me gustó mucho el texto y sobre todo la frase "heridas de velcro". Que por cierto yo no las quiero. Las necesito así, de verdad y ya cerradas... como la que al parecer ya te suturaron.

;) El beso.