domingo, 13 de abril de 2008

Dimisión

Hay momentos en la vida en que las preguntas fundamentales vuelven pertinaces, y lo que era una lluvia menuda que siempre nos acompañaba se convierte en un aguacero imposible de eludir; toca detenerse, guarecer, esperar a que pase, darle una solución y seguir camino. En los últimos días la pregunta por el sentido de lo que hago me cayó como una granizada cuando me di cuenta de que el impulso vital que siempre me movía, se estaba apagando bajo el cobijo de la seguridad. Hay veces que toca aceptar que lo que pensamos que era no es, y el argumento para quedarse no puede ser la incertidumbre del porvenir, no se puede renunciar a la posibilidad de ser feliz con lo que se hace para ganarse la vida, porque la búsqueda de quiénes somos no puede acabar en un sueldo fijo. Por eso estoy aquí para admitir que me equivoqué de lugar y me toca devolverme en el camino. Compartirlo con ustedes es importante porque sé que les importa lo que suceda conmigo, he decidido renunciar a algo que quería, a algo que era importante, y como no sabía que renunciar era tan difícil, voy a necesitar compañía, acaso un poco de ayuda para no perderme en eso que llaman el porvenir, para curarme las heridas, porque con ustedes cualquier camino se convierte en autopista.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento mi amiga
si te quieres devolver ya no puedes, el tiquete de retorno lo perdiste
hace mucho, mucho tiempo
bienvenida a la autopista
hay coches que robamos anoche
hay centímetros y metros de patrimonio inmaterial
hay mochilas para que eches solo y nada más que lo tuyo
hay todo lo que quieras de ti y de todo
pero atrás no existe, si hay retrovisores para avisar cuando metes la pata
por n-sima vez

Bienvenida
esto es una fiesta
y todos los gorritos tienen tu nombre

hay un pastel y helado

te quiero mucho mi amiga VALIENTE!!!

Julián

Anónimo dijo...

Hola anita. Me tome el atrevimiento de leerle a unos amigos tu mail y me pidieron que te dijera esto:

El trabajo es el refugio de la gente que no tiene absolutamente nada que hacer.
OSCAR WILDE.

Es un viejo principio de "técnico" el hacer creer que trabajo es igual a vida, y con esa lógica han engañado largo tiempo.
JEAN FRANCOIS STEINER (Treblinka)

No tenia que comer y compro un ramo de violetas.
ALOYSIUS BERTRAND (Gaspar de la noche)

PD: Disculpa la indiscreción.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Acaso la valentía sea una expersión de debilidad? Envidio tu valentia, que un en mi no comprendo si acaso vanidad, simple apatía. Valiente como mil que con sus voces d ealiento elevan la dignidad, someten a quienes hipocritas se niegan el derecho a devolverse. Ana que bueno saber que no te devueleves del camno, más bien sigues tu camino, el que te da la sombra que te abraza, el que te susurra entre trinos, aromas y vientos las cosas que nos gusta escuchar, que nos acurrucan y causan felicidad.

MAURICIO HOYOS

Anónimo dijo...

menos mal tenemos el derecho a dimitir, renunciar a lo que no queremos, a lo que nos ahoga, a lo que no nos alimenta el espíritu, la vida, las ganas y el hambre.

Anónimo dijo...

Analu:

Lo importante de cualquier renuncia, es que siempre que se hace, se hace pensando en no renunciar jamàs a la felicidad.

Y la felicidad de nosotros es simple, es hacer lo que nos gusta, con todo el gusto, todo el empeño, toda la capacidad, toda la agilidad, y sobre todo, toda la creatividad de la que somos capaces.

Para otros la felicidad es quedarse y aguantar, para no perder comodidad.

Ese camino de la renuncia nos lleva a consruir calles, avenidas y, por supuesto, autopistas, por las que al final se va asomando la felicidad. Nuestra felicidad.

Un abrazo

La mona

Anónimo dijo...

Hola Ana Lucia
Solo dos palabras, pocas pero grandes y llenadoras hasta el tuetano: CONTA CONMIGO.
Pa delante y acompanadita,
Un abrazote gigante Mauricio

Anónimo dijo...

Hola:

Claro que si, cuenta con nosotros,

Nos vemos

SARA

Anónimo dijo...

Querida amiga:

No me sorprende, ya lo esperaba. A pesar de los últimos días, y de haberte extrañado en esta ciudad durante la visita de Carmen Eliza, hoy tomo tus manos entre las mías. Trato de regalarte un poco de la tibieza que hoy está posada en todo mi cuerpo.

La tibieza, para decirte con ella que SALUDO tu decisión.... tenías que pasar por el intento de hacer realidad un sueño cultivado lentamente, para, estando en él, poner a prueba tu propio deseo.

A pesar de la distancia, es facil imaginarte perdiendo un poquito de esperanza cada día.... por eso y no por otra razón.... SALUDO de nuevo tu decisión.

De nuevo abre las alas, amigas y emprende el vuelo en busca de ese lugar donde trabajar que regala una deliciosa combinación de sabores en la boca, un mundo de creaciones en las manos y muchos más sueños...

Te acompaño....

Betty P.

Anónimo dijo...

amiga lo siento y me alegro, UNO tiene que seguir el corazon y ser real en la vida, si UNA no se siente bien, pues nada, la vida es de cambios! y vos son una mujer fuerte con mucho espiritu! algo mejor vendra... y no soy yo!jajajaja
besos y nos vemos pronto

Anónimo dijo...

Muy hermosa!!!! Ánimo! Te ayudo en las que sea!



Un abrazo



La mona

Anónimo dijo...

Dicen que el mar es un sanador de las heridas del alma. Agarra un bus hasta acá que mi casa y yo te acojemos para que el mar, el calor y la frescura de la costa te cobijen

juanmosquera dijo...

y entonces, todo lo que parecía detenerse, avanza. Y el camino sigue igual que la posibilidad de tu sonrisa que aquella lluvia traía dismiuida. Ya pasó el last day, el fin del mundo fue ayer y hoy amaneció el sol tan generoso como la certeza de saber que no renunciaste a ser vos. Y eso, en cualquier silencio, es tu más bella voz.

Anónimo dijo...

Anaa! soy fede..el argentocolombiano jeje...muy lindas las cosas que escribis y estoy de acuerdo con tu amigo con eso de que el trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer...muy buena frase

bueno espero que te sigas inspirando que escribes muy bien!
un saludo
fede

Anónimo dijo...

Anaa! soy fede..el argentocolombiano jeje...muy lindas las cosas que escribis y estoy de acuerdo con tu amigo con eso de que el trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer...muy buena frase

bueno espero que te sigas inspirando que escribes muy bien!
un saludo
fede